Pensamientos positivos para reprogramar la mente

Nuestros pensamientos determinan nuestro estado de salud, somos los únicos responsables del destino de nuestras vidas en todos sus aspectos. Es muy importante que nos atrevamos a expresar nuestros sentimientos. Debemos sacar de nuestro interior todo aquello que nos estorbe, pero hemos de hacerlo con amor. De nada sirve exigir a otros que nos hagan felices, ni tampoco culparlos,  ya que los únicos responsables de nuestra felicidad somos nosotros.

Darle la espalda a nuestros sueños, ignorar nuestros proyectos, y no escuchar nuestras emociones, es alejarnos de nosotros mismos. Muchas veces perseguimos y respaldamos el sueño de otros cuando los nuestros están ahí y los ignoramos. Cuanto más le damos la espalda a nuestro poder interior, a nuestra parte pura y divina, más nos cuesta luego reconectar con él; dudando siempre de nuestras capacidades.

Si te encuentras en este momento sin poder, es sólo que estás empezando a caminar sin ayuda, nadie te abandonó. Estás experimentando el acto más grande y puro de amor. Hoy sueltan tu mano porque saben que creciste. Es hora de que confíes en tu guía interior.

Muchas personas están sumidas en vidas ajenas, siempre buscando ser reconocidas, siempre halagando o envidiando los proyectos de otros, pensando que nunca serán capaces de hacer algo por ellas mismas.

Si eres de las que no tiene pareja, te encuentras sin empleo o pasando por alguna  crisis, amarte y respetarte en todo momento, permitirán que la profesión perfecta y la pareja más adecuada lleguen a ti. Cuando uno no se da la espalda, cuando uno se ama, entonces es  guiado hacia las situaciones y relaciones más adecuadas para su felicidad.

Podemos reprogramar nuestra mente con nuevos pensamientos de valía y merecimiento, con frases que nos ayuden a dejar atrás el pasado, a vivir un presente feliz y a proyectar nuestros sueños en un futuro. Frases que animen a nuestro crecimiento personal y eleven nuestra autestima:

-Me merezco lo mejor y ahora lo acepto

-Me amo y me acepto tal y como soy… y tantas otras frases que nos supongan un paso a la fecilidad.

Quiérete mucho y atrévete a vivir y a disfrutar de la vida.

Tipos de drogas y sus efectos

Las drogas estimulan la liberación de una sustancia (neurotransmisor) que se llama dopamina. Esta sustancia estimula una zona del cerebro, que se llama Centro de Recompensa, dando como resultado una sensación de placer.

La persona quiere repetir esta sensación, aumentando la frecuencia y la cantidad del consumo, siendo muy difícil decir que “no” a “eso” que le da placer, y además el consumidor se convence de que” no pasa nada” porque “lo hacen todos”.

A medida que se aumenta el consumo, las neuronas se acostumbran, se van adaptando al nuevo invitado químico, produciendo cambios en sus estructuras, y con el tiempo se hace muy difícil dejarlo. Por eso se dice que la adicción es una enfermedad, ya que intervienen mecanismos biológicos, no sólo psicológicos, y la mayoría de las veces no se cura sólo con la voluntad.

El Centro de Recompensa es también estimulado por la comida, el agua, sexo, deporte, entre otras cosas, pero el placer llega más lento que con la droga.

Ésta es la propiedad mágica de la droga, que hace sentir placer inmediatamente, y cuanto más rápido se logra este efecto, más adictiva es, o sea más riesgos se corren de no querer abandonarla.

El desafío del comercio actual, es que cada vez mezclan las drogas con más sustancias raras, para hacerlas más adictivas.

En la siguiente lista citaremos algunas de las distintas drogas y sus efectos negativos en el organismo.

Alcohol

Tipo: Droga depresiva.

Efectos: Adicción, conducta agresiva, vómito, resaca, sueño interrumpido, depresión, mareos y problemas motores entre otros.

Marihuana y cannabis

Tipo: La marihuana es una de las drogas más conocida y consumida.

Efectos: Boca seca, alteración de la noción del tiempo, ojos rojos, habilidades como la concentración o la coordinación son afectadas, (manejo del coche). Produce además paranoia, percepción alterada, ataques de ansiedad intensificadas, problemas con el habla y escucha.

LSD (Lysergic Acid Diethyl amide)

Tipo: Alucinógeno.

Efectos: Falta de apetito, alucinaciones crónicas, temperatura elevada, presión variable, y falta de sueño.

Heroína

Tipo: Opiáceos.

Efectos: Adicción inmediata (Un 90% de probabilidad de adicción) pupilas contraídas, párpados caídos, dificultades con la visión, somnolencia, depresión, problemas con la respiración,  infecciones y riesgo de contraer VIH y hepatitis.

Cocaína

Tipo: Estimulante

Efectos: Dilatación de las pupilas, presión elevada, latidos del corazón alterado, adicción, respiración fuerte, ataques epilépticos, insomnio, inquietud, temperatura alta y agresividad entre otros.

 Metanfetaminas y anfetaminas

Tipo: Estimulante.

Efectos: agresividad, derrame cerebral, convulsiones, alucinaciones, arritmia, hipertemia, paranoia, depresión, psicosis, pupilas dilatadas, ansiedad y presión alta.

Hongos

Tipo: Alucinógeno.

Efectos: Transpiración y presión elevada, nauseas y alucinaciones extremas que pueden derivar en problemas mentales.

Esteroides

Efectos: Esterilidad, agresividad, acné, cambios de humor fuertes. Rasgos masculinos en las mujeres y femeninos en los hombre.

Crack

Tipo: Estimulante.

Efectos: Los mismos efectos de la cocaína.

Las nuevas drogas sintéticas

Tipo: Estimulante.

Este tipo de drogas son las más destructivas que existen en la actualidad. Después del éxtasis y MDMA entre otras, actualmente el 2CB es el que se está incluyendo en el mercado en los últimos tiempos.

Efectos: Pueden llevar a efectos físicos como mareos, náuseas, dilatación de la pupila, taquicardia, ansiedad, inquietud, aumento de energía, sudoración, escalofríos, aumento de la presión arterial, dolor de cabeza, visión borrosa, insomnio y dolor de estómago entre otros.

Cómo ayudar a limpiar tus arterias y venas

En las arterias obstruidas, los depósitos de placa de grasa actúan restringiendo el flujo de sangre. Debido a esto, el transporte de oxígeno y los nutrientes no pueden llegar a diferentes órganos y tejidos del cuerpo, hecho que puede hacer que los órganos dejen de funcionar correctamente.

Este proceso se desarrolla lentamente y de forma progresiva, por lo que el diagnóstico oportuno es muy importante pudiendo así evitar problemas de salud como la enfermedad de las arterias coronarias, enfermedad de la arteria carótida, enfermedad arterial periférica e incluso un ataque al corazón o un derrame cerebral.

La prevención es la asignatura pendiente de la salud cardiovascular, por eso es muy recomendable adoptar algunos hábitos que nos ayuden a proteger nuestras arterias y venas.

Algunos de estos hábitos son:

  •  Sigue una dieta sana y equilibrada

Limitar el consumo diario de sal y de alcohol es fundamental. Además, la dieta debe constar principalmente de frutas, verduras, cereales, carnes magras y pescado. Se aconseja reducir el consumo de grasa (especialmente grasa saturada) y colesterol (carnes rojas grasas, leche entera, quesos elaborados con leche entera, huevos, platos a base de crema y postres que contengan mucha grasa), y priorizar la grasa que procede del aceite de oliva, frutos secos y pescado azul, por sus beneficios sobre el sistema cardiovascular. El aporte de fibra (cereales integrales, legumbres, frutas) también es muy importante.

  • Mantén un peso adecuado.

Diversos estudios han mostrado que la obesidad agrava los problemas cardíacos por el sobreesfuerzo al que se somete al corazón, predispone a sufrir hipertensión, cardiopatía coronaria, accidentes cerebrovasculares, favorece la aparición de diabetes tipo 2… además de otras enfermedades como las pulmonares y las osteoarticulares que también se ven afectadas por la sobrecarga a la que se ven sometidas.

  •  Practica ejercicio físico

Dedica 90 minutos semanales a actividad física de intensidad moderada. Un estilo de vida físicamente activo va asociado a una reducción en la frecuencia y en la mortalidad de las enfermedades cardiovasculares. El ejercicio más recomendable es del tipo aeróbico: correr, caminar con energía, nadar o ir bicicleta.  Los estudios demuestran que debe practicarse por lo menos tres veces por semana durante 30 minutos.

  •  Deja de fumar

El tabaco es uno de los principales factores que se pueden evitar y modificar para disminuir la aparición de enfermedades del corazón. Fumar ejerce un efecto nocivo sobre el sistema cardiovascular, favorece el riesgo de trombosis y provoca una reducción del calibre de las arterias coronarias dificultando el riego del corazón. Por tanto, es imprescindible, evitar el tabaco de forma activa así como el tabaquismo pasivo (ambientes de fumadores).

El hábito tabáquico puede ser muy difícil de abandonar. . Si en el primer intento, tras una temporada sin fumar, se recae de nuevo no importa. En muchos casos, los fumadores deben intentarlo más de una vez hasta conseguirlo

  •   Limita el alcohol

El consumo de alcohol moderado (uno a dos vasos de vino tinto al día) se ha relacionado con una disminución de las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, está demostrado que el abuso del alcohol es perjudicial para la salud y diversos estudios han establecido una relación entre un consumo de alcohol excesivo y la aparición de estas enfermedades.

  •   Elimina estrés                                                                                                                                                                                                                                                                                                              El estrés es otro factor que puede afectar al corazón. Es más probable sufrir un ataque cardíaco en momentos de estrés, porque el corazón se acelera y aumenta la presión arterial. Cuando esto sucede, el corazón necesita más oxígeno. Esto no quiere decir que el estrés cause enfermedades cardiovasculares, pero sí parece que puede agravarlas. Es importante, por tanto, buscar momentos para realizar actividades relajantes y placenteras, como paseos, practicar yoga…
  • Realiza revisiones de forma periódica a partir de los 40 años                                                                                                                                                                                                                 Es recomendable la realización de revisiones médicas de forma periódica. Esto es especialmente importante en personas con factores de riesgo, como son antecedentes familiares de enfermedad cardiaca, hipertensión, colesterol, diabetes, obesidad y tabaquismo. La realización de una analítica y una exploración médica puede poner de manifiesto la presencia de enfermedades relacionadas con el riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes) cuando todavía no se han manifestado.
  • Mantén el colesterol a raya                                                                                                                                                                                                                                                                                         El exceso de colesterol en sangre se acumula en las paredes de las arterias, contribuyendo al proceso de arterioesclerosis. Se considera hipercolesterolemia a los niveles de colesterol total superiores a 200 mg/dl y la hipercolesterolemia es un factor determinante en la aparición de la enfermedad cardiovascular.
  • Controla la diabetes                                                                                                                                                                                                                                                                                                       En personas que padecen diabetes, el control estricto de sus cifras de glucosa (azúcar) en sangre evita lo que se conoce como las complicaciones de la diabetes en las que, básicamente, el nivel alto de glucosa mantenido provoca un deterioro de las arterias del organismo afectando principalmente a órganos como el corazón, el cerebro, los riñones y la visión. Además, existen otros conocidos factores de riesgo cardiovascular que, con frecuencia, se presentan asociados a la diabetes, especialmente la del tipo 2. Son: la obesidad, sobre todo la predominio abdominal, muy común en la mujer diabética; y la hipertensión arterial, cuya aparición suele aumentar en la mujer a partir de los 40-50 años. Todo ello hace muy necesario controlar periódicamente el azúcar en la mujer. Con un buen control de la enfermedad

Por último cabe hacer referencia a los mejores alimentos para limpiar tus arterias y venas. Si bien todos los frutos rojos son ricos en antioxidantes, la granada es la que tiene más cantidad, también importante consumir ajo, avena, manzanas, cúrcuma, espinacas, tomates, frutos secos y aceite de oliva.

Claves para amarse uno mismo

Más allá de la satisfacción temporal que nos proporcionan el éxito, el consumo y el entretenimiento, lo que en realidad necesitamos para ser felices se encuentra en nosotros mismos.

Debemos aprender a ser felices de forma autónoma, ya que si no será imposible compartir la felicidad de las personas que nos rodean. Solo podemos compartir con los demás aquello que primero hemos cultivado en nuestro corazón.

Para aprender a amarnos debemos conectar con nosotros mismos. Amarnos es sinónimo de escucharnos, aceptarnos y valorarnos, ser amables con nosotros en cada momento y frente a cualquier situación.

Querernos  significa darnos la oportunidad de descubrir el gran potencial que llevamos dentro, ser honestos y comprometernos con nuestra vida. Significa tener en cuenta nuestras necesidades, dejar de juzgarnos y criticarnos, de compararnos con los demás, dejar de exigirnos ser diferentes de quienes somos y respetarnos.

Muchas veces en consulta me preguntan cómo deshacerse de los patrones ya adquiridos y conectar con uno mismo y siempre hago referencia a la meditación. Debemos aprender a estar solos con nosotros mismos, es lo mejor que tenemos… Lo ideal es adquirir el hábito de concedernos estar a diario con nosotros mismos, pero si no nos gusta dedicar ese tiempo al día a nosotros mismos, al menos basta con que de vez en cuando dediquemos un rato a estar solos, sin ruidos ni distracciones, observando todas aquellas sensaciones que vayan brotando en nuestro interior. Quizás estas sensaciones sean molestas  y desagradables, pero esta incomodidad , a la que solemos llamar aburrimiento, pone de manifiesto que no estamos conectados con nuestro corazón. Si en lugar de evitar a toda costa entrar en contacto con nuestro malestar, nos armásemos de valentía para traspasar esta cortina de dolor habríamos llegado al aprendizaje a través de la aceptación.

Por último citaré algunos consejos claves para amarse unos mismo que ofrece Lousie L. Hay :

NO TE CRITIQUES. cuando te criticas, tus cambios son negativos. Cuando te aceptas, tus cambios son positivos. Las críticas nunca cambian nada. Acéptate exactamente como eres ahora.

NO TE DES MIEDO A TI MISMO. Deja de asustarte con tus propios pensamientos. Esa es una manera terrible de vivir. Busca una imagen mental que te guste y sustituye tu pensamiento aterrador por una imagen de placer.

SÉ AMABLE Y PACIENTE CONTIGO MISMO. Sé delicado y amable contigo mismo. Ten paciencia mientras aprendes nuevas formas de pensar y cambias viejos hábitos de conducta. Trátate como si fueras alguien a quien realmente quieres.

SÉ AMABLE CON TU MENTE. El odio hacia uno mismo es sólo odio alos propios pensamientos. No te odies ni te hagas daño por tener esospensamientos, ámate a ti mismo cambiándolos suavemente.

ELÓGIATE. La crítica destruye el espíritu y la energía interna. El elogio y la valoración lo construyen. Elógiate todo lo que puedas. Reconoce lo que estás haciendo bien en cada pequeña cosa.

DATE APOYO. Encuentra formas de apoyarte a ti mismo. Busca amigos y permite que te ayuden. Ser fuerte es saber pedir ayuda cuando se necesita. Aprende a pedir para que los demás puedan aprender.

AMA TU NEGATIVIDAD. Reconoce que la has creado para cubrir unanecesidad. Ahora estás encontrando nuevas y positivas manera de cubrir estas necesidades. Por lo tanto, puedes dejar marchar, con amor, tus viejos patrones negativos.

CUIDA TU CUERPO. Aprende sobre nutrición. ¿Qué clase dealimentos necesita tu cuerpo para tener el máximo de energía yvitalidad? Aprende sobre ejercicio. ¿Qué clase de ejercicio puedes disfrutar? Ofrécete tiempo para descansar, aprende a relajarte física y mentalmente. Ama el templo en el que vives.

UTILIZA EL ESPEJO. Mira a menudo al interior de tus ojos. Expresa tucreciente sentimiento de amor hacía ti mismo mirándote en el espejo. Habla a tus padres mirándote en el espejo. Perdónales también. Al menos una vez al día di: “Te quiero, te quiero tal como eres”.

ÁMATE, HAZLO AHORA. No esperes a que las cosas te vayan mejor, te encuentres bien, tengas pareja, trabajo o hayas adelgazado. Empieza ahora y hazlo lo mejor que puedas.

Cosmética natural, eco y bio

En la elaboración de productos de biocosmética sólo se utilizan productos procedentes de cultivos libres de pesticidas, herbicidas, abonos químicos, etc., y queda descartada la utilización de cualquier planta sometida a modificación genética.

La biocosmética mantiene que los conservantes sintéticos, los pesticidas, los derivados del petróleo y otros productos químicos no ayudan ni al desarrollo sostenible ni a la regeneración de la piel humana.

La cosmética biológica es la que contiene un 99% de activos naturales, es decir, que no se han “inventado” en el laboratorio. Para hablar de cosmética ecológica, el porcentaje natural debe ser como mínimo del 50%, pero si queremos un 100% natural debemos buscar fórmulas Bio y no Eco.

La etiqueta de cosmético natural es para todos los productos que contienen algún ingrediente vegetal, provenga del método de agricultura que sea: convencional o ecológica.

Los Bio y los Eco sí deben ser cultivados sin pesticidas ni abonos que no sean extrictamente naturales. El hecho de que, además, no contengan colorantes, ni conservantes, ni ningún otro ingrediente sintético, es bueno para pieles que reaccionan a la mínima con ingredientes más fuertes, pero en cambio hay que ir con cuidado porque caducan en un tiempo mucho más corto y cuidadín con el tiempo que hace que está abierto y dónde se tiene guardado.

La tendencia hace que se multipliquen las firmas o que las marcas tengan su línea especial Bio y Eco. Como todos los polvos de maquillaje mineral que están saliendo al mercado: 100% ingredientes naturales.

Al igual que los alimentos bio o ecológicos son más saludables, los biocosméticos son mucho más delicados con la piel y el cabello, a la vez que más eficaces. No contienen conservantes artificiales –por el contrario, se recurre generalmente a los aceites naturales o a vitaminas como la E- ni perfumes sintéticos, y tanto los envases como la tinta utilizada en el etiquetado son biodegradables.

En ningún caso han sido probados en animales, aunque sí son sometidos a controles de calidad y otros procesos para evitar reacciones alérgicas. La utilización de cosméticos en nuestro tiempo está cada vez más generalizada, tanto en mujeres como en hombres. A menudo olvidamos que la piel actúa como filtro y barrera de nuestro organismo, y que muchos productos químicos pasan esta barrera y se acumulan en el cuerpo. Por ello, frente a la cosmética imperante –en la que intervienen productos químicos nocivos para la salud- la biocosmética atrae cada día a un mayor número de consumidores.

Las sustancias vegetales y biológicamente cultivadas que se utilizan en la biocosmética, estimulan la capacidad natural de la piel para recuperarse y no suponen una agresión para el frágil equilibrio de la epidermis. De momento, poco más del siete por ciento del comercio de productos de belleza está formado por la biocosmética, pero este porcentaje sigue en aumento, la oferta es cada vez más amplia y mueve ya una importante cantidad de dinero.

En Tu espacio Vital la cosmética y aromaterapia empleada en nuestros tratamientos es bio, libre de perfumes y colorantes, y contiene las máximas concentraciones de principios activos, porque es lo mejor para ti y para el medioambiente.

Consumo de productos de temporada

Los alimentos de temporada se cultivan cuando las condiciones climáticas son las adecuadas y así la planta no se ve tan forzada a la producción, siendo recogidos en su momento de maduración según su calendario natural.

Son más baratos porque es menos costoso producirlos, ya que no necesitan de almacenado ni se exportan de lugares lejanos. Esto, unido a que durante ese periodo del año el alimento esté más disponible y se aumente la oferta, hacen que el precio de estos productos sea notablemente más bajo que el resto del año.

Estos alimentos son más ecológicos, ya que al consumirlos en el periodo en el que naturalmente están más disponibles, el impacto medioambiental de su producción se reduce, así como la necesidad de transporte de lugares muy alejados y su almacenaje.

Además de estas ventajas conservan y mantienen sus propiedades nutricionales intactas. Es decir, se mantiene su aporte de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales.

Al igual que conservan sus beneficios nutricionales también mantienen sus cualidades organoépticas, es decir: textura, apariencia y sabor mucho más intenso. Por todo ello podemos decir que son alimentos mucho más saludables para nosotros y más respetuosos con el medio ambiente.

Prepara tu piel para el otoño

Para recibir el otoño la piel necesita una limpieza profunda para eliminar todas las impurezas acumuladas durante la temporada estiva, y así prepararla para la llegada de las bajas temperaturas del invierno.  Aunque mantengamos una alimentación saludable con buena ingesta de frutas y vegetales, nuestra piel se nota más opaca, menos suave y tersa, y un tanto debilitada.

Debemos eliminar la capa de las células muertas que no se desprenden de la epidermis cuando se produce la renovación celular. Estas células muertas crean una capa invisible a simple vista que impide que la piel absorba los tratamientos de manera efectiva. Si las eliminamos, la epidermis podrá recibir mejor los tratamientos que utilizamos para su cuidado (hidratantes, nutritivas, sueros, mascarillas, aceites vegetales, aceites esenciales), al tiempo que conseguiremos que la piel tenga más luminosidad y vitalidad.

Para ver qué exfoliantes son los más recomendables sólo hay que conocer las diferencias, ventajas e inconvenientes. Encontramos exfoliantes en la cosmética convencional y también en la cosmética natural o de procedencia ecológica.

Cuando hablamos de exfoliar la piel nos referimos a hacer una limpieza profunda para eliminar las células muertas de la epidermis con un cosmético exfoliante, también llamado peeling, gommage o scrub. La práctica sistemática de esta limpieza asegura una regeneración efectiva de la epidermis y proporciona una piel oxigenada, hidratada y preparada para recibir los nutrientes y principios activos de las cremas naturales de elección.

En el caso de los exfoliantes convencionales la acción limpiadora se obtiene mediante partículas sintéticas de polietileno o nylon que arrastran las escamas. Otros ingredientes que encontramos en los exfoliantes convencionales son los aceites minerales (paraffinum, paraffinumliquidum o petroleum), que cubren la piel como si fuera un envoltorio de plástico, tapan los poros y bloquean la respiración de las células. Impiden la correcta eliminación de toxinas a través de la dermis. A la larga, conllevan irregularidades en la piel tales como irritación, acné, envejecimiento prematuro. También encontramos ácidos frutales (ácidos alphahidroxy -AHA-, y ácidos betahidroxy -BHA-), que sirven para estabilizar el pH (la acidez) del producto y para llevar a cabo la función de exfoliación, ya que ayudan a eliminar las células muertas de la piel (las dosis altas favorecen la generación de colágeno y, por lo tanto, la regeneración de la piel); en contrapartida, pueden provocar irritaciones y fotosensibilización. Aparte de estos ingredientes también encontramos los PEG (Polietilenglicol), que se añaden para ayudar a retener la humedad de la piel -lo que la hace suave y sedosa al tacto pero, en cambio, elimina el factor protector natural- y que, entre otros, pueden producir alergias o irritaciones.

Salt treatment: Young female pampering herself

La acción limpiadora los exfoliantes naturales se debe a productos naturales como huesos de frutas pulverizadas, fibras vegetales (de algas, de lufa), copos de avena, partículas de cera, silicio o simplemente granos de azúcar, extractos de arroz y bambú o sal mezclados con el resto de ingredientes. Su mecanismo de acción se basa en un arrastre mecánico de las impurezas depositadas sobre la piel a partir de ingredientes de origen natural. Estas sustancias favorecen el proceso descamativo de la piel y facilitan la renovación celular.

Como cada piel es diferente, os damos las siguientes recomendaciones a la hora de utilizar un buen exfoliante.

– Piel fina y sensible: 1 o 2 veces al mes.
– Piel seca y gruesa: 1 vez cada 15 días.
– Piel seca y fina: 1 o 2 veces al mes
– Piel mixta y gruesa: 2 veces al mes.
– Piel mixta y sensible: 1 vez al mes.
– Piel con acné: no se recomienda exfoliar.
– Piel muy gruesa: 1 vez a la semana.

Es el momento idóneo para acudir a un tratamiento en cabina y continuar los cuidados de tu piel en casa  adoptando el hábito de exfoliarte según las recomendaciones anteriores y aplicándote cremas, aceites o lociones hidratantes después o durante la ducha en el cuerpo, y después de la misma en la cara, cuello y escote sin olvidar las manos.

En los productos hidratantes has de buscar los que tengan capacidad de retener el agua sobre la piel, evitando la pérdida transepidérmica de agua y que ayuden a los procesos naturales de nuestra piel.

En Tu Espacio Vital ofrecemos tratamientos exclusivos en una atmósfera cálida y envolvente, utilizando productos de alta calidad y 100% naturales. Un verdadero placer para tus sentidos que te aportará belleza, salud y bienestar.

El poder de nuestros pensamientos

Cuidar nuestros pensamientos puede tener una incidencia directa con nuestra salud. Si no cuidamos nuestros pensamientos la bioquímica de nuestro organismo seguirá un patrón equivocado y nos inundará de toxinas que nos debilitarán primero emocionalmente y después orgánicamente.

Si permitimos que las tensiones de cada día nos mantengan en un estado de estrés o alerta,  nuestro hipotálamo responderá segregando sustancias químicas que colocarán a nuestro organismo en modo ataque-huida ante el peligro, por ello ante una situación de vida o muerte. 

Esa actividad del hipotálamo se vuelve autodestructiva cuando se experimenta de forma continuada y ello destroza nuestro cuerpo por intoxicación bioquímica, dado que ningún organismo puede vivir permanentemente en estado de shock o peligro.

El cuerpo tensiona músculos, se prepara para la huida, redirige la circulación sanguínea para atender una supuesta amenaza que no existe y todo ello hace que  nuestro sistema inmunitario se desgaste y no pueda responder a ataques que en condiciones normales puede combatir eficazmente.

Por lo tanto sabiendo el proceso (pensamiento – hipotálamo – envenenamiento del cuerpo – destrucción del sistema inmunitario) podemos también invertir el proceso.

Pensamientos de confianza, amor, seguridad, tranquilidad, calma, paz, alegría… inician una secuencia totalmente opuesta a la que da lugar a las enfermedades. En este caso el hipotálamo produce endorfinas placenteras, de calma y tranquilidad, y así nuestro sistema inmunológico puede hacer su trabajo de manera eficiente, el riego sanguíneo sigue el modelo y ritmo óptimos, y nuestros órganos operan bajo condiciones perfectas.

Tu salud y calidad de vida están en juego, está en tu mano hacer los cambios oportunos para que mejoren

Habitos de alimentación saludables

Ya lo dijo Hipócrates: “Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento”. La alimentación es la base del equilibrio de nuestra salud. Cuando la alimentación es incompleta y desequilibrada, el cuerpo responde con intolerancias alimentarias, indigestiones, problemas en la piel…

Éstos son algunos consejos que nos ayudarán a alimentarnos de manera adecuada:

– Elige productos ecológicos, contienen muchos más nutrientes y no
poseen sustancias químicas que nuestro organismo necesitará
procesar y eliminar. Que lo prefiramos biológico no es una moda, es una virtud. Siempre que puedas, es preferible la alimentación biológica para evitar más sustancias tóxicas, como pesticidas o herbicidas, en nuestro organismo.

-Incluye fibra en tu dieta, evita consumir alimentos refinados. Consume cereales integrales como: el arroz, el trigo, la cebada, el centeno, la espelta… ya que aumentan la saciedad, facilitan el movimiento del intestino y evitan el estreñimiento.

– Convierte la fruta y la verdura en el primer plato. La fruta si se toma antes produce saciedad por su aporte de fibra, evitando una ingesta excesiva posterior. Además evitarás posibles dificultades digestivas, consecuencia de la fermentación de los azúcares.

– Consume más legumbres, son una fuente extraordinaria de proteínas.  Se pueden consumir en invierno en plato de “cuchara” como guisos calientes o sopas  y también en verano a modo de ensaladas.  Si a las ensaladas de siempre les agregas alubias, lentejas o garbanzos tendrás una opción muy rica y saludable de comer legumbres.

– Incorpora un puñadito de frutos secos y semillas cada día. A pesar de su aporte calórico los frutos secos son recomendados incluso en dietas, por su gran aporte en ácidos grasos saludables. Incorpóralas en tu dieta en cantidades muy pequeñas: 3 nueces al día o 7 almendras  por ejemplo.

– Respecto a la sal conviene saber que los platos procesados contienen una gran cantidad de sodio, por lo que no hay que añadirles más sal. Para no abusar de ésta se pueden condimentar los platos con especias y cuando la utilicemos ha de ser sal marina sin refinar.

– Evita alimentos ricos en azúcares como refrescos, aguas de sabores, golosinas o chocolates entre otros. Y cuando hagas tus dulces o para endulzar el café o infusiones sustituye el azúcar por estevia o miel.

– Consume más pescado, preferiblemente los de menor tamaño, ya que contienen menos metales pesados. Evita si puedes el atún, el emperador y la panga.

– En cuanto a la carne, te diré que cuando consumes un filete de vaca o pollo también comes las hormonas con las que los han alimentado. La carne, mejor ecológica y en menor cantidad. La carne en exceso no es tan saludable, ya que contiene los antibióticos, las hormonas y el nitrito que le han introducido al animal para ganar peso rápidamente.

– Evita  el consumo de leche. Se ha demostrado que a muchas personas les sienta mal tomar lácteos (leche, yogur, queso…). Si puedes, incorpora un sustituto como la leche sin lactosa, leche de almendras, quinoa, arroz o avena.

– Evita también los fritos y verás cuánto mejor te sienta la comida. Los alimentos mejor cocinarlos a la plancha, hervidos, al vapor o a la brasa. Cuando cocines, procura no hacerlo a más de 48 ºC, ya que las altas temperaturas matan, literalmente, las enzimas que contienen
los alimentos.

– Introduce las algas y los productos fermentados en tu dieta. Son una gran fuente de probióticos que ayudan a restaurar el equilibrio de bacterias en nuestro sistema digestivo y mejoran la absorción de nutrientes, vitaminas y minerales.

– Bebe agua, es sumamente importante y mejor si es de mineralización débil. Una buena costumbre sería beber un vaso de agua nada más levantarte (si es templada y con el zumo de un limón mejor, ya que además de hidratarte ayudarás a tu organismo a alcalinizarse ya desde primera hora) y el resto de los vasos los puedes repartir a lo largo del día como mejor te venga, hasta beber 1,5 o 2 litros. Otra buena costumbre sería beber un vaso 1/2 hora antes de las comidas principales, así no se diluyen las enzimas de los alimentos.

– El aceite, mejor que sea virgen extra de primera presión en frío, ya que en su elaboración no existe el proceso químico que necesitan los aceites refinados. Es el aceite de mayor calidad, de mayor sabor e intensidad. Nunca debe sobrepasar los 0,8º de acidez y su nota de cata cualificada debe ser de 6,5 o mayor.

– Evita las grasas saturadas, ya sean de procedencia animal o trans, como la bollería industrial y productos preparados o congelados. Están muy  buenas y son más fáciles de preparar y de comer ,es cierto, pero a nuestro cuerpo le cuesta mucho más eliminar estas grasas y normalmente las retiene en las arterias y en los michelines.

Algunos consejos para manejar el estrés

El estrés es uno de los mayores causantes de infinidad de patologías, de ahí la gran necesidad de aprender a convivir con él y reducirlo al máximo.

Es una reacción natural y automática de nuestro cuerpo y nuestra psique frente a estímulos ambientales.  En sí mismo es bueno porque nos ayuda a estar alerta y nos aporta la capacidad de pasar a la acción, pero en exceso puede llevarnos a la enfermedad.

Estrés y ansiedad a veces se usan como sinónimos, pero a grandes rasgos, el estrés es una situación o un proceso, mientras que la ansiedad es la respuesta emocional que se desprende de la situación de estrés.

El estrés crónico es una reacción (a menudo no muy consciente) a un estilo de vida que nos mantiene en un estado permanente de exigencia e hipervigilancia.

La ansiedad es un mecanismo necesario de adaptación, una reacción frente a la vida, tan necesaria como el sistema digestivo, por ejemplo. Sin embargo, cuando sobrepasa determinados límites y vivimos una situación de mucho estrés, esta ansiedad se dispara y se convierte en un problema de salud, impide el bienestar e interfiere notablemente en las actividades sociales, laborales, o intelectuales.

¿Cómo regular el estrés?

Nuestro nivel de salud general también influye en el estrés, ya que si no dormimos las horas necesarias y comemos mal, tendremos menos fuerza y menos recursos para afrontar cualquier situación de estrés. De ahí que la correcta alimentación, el ejercicio físico y el disfrute del tiempo libre sean aspectos tan importantes para la salud.
Lo primero: prevenir y, en función del grado de estrés, hacer frente a la situación, reconducirla, replantearla, aprender a convivir con ella.

Éstas son algunas pautas que pueden ayudarte:

– Aprende a decir «no» y evita las personas y situaciones que te estresan.  Si no puedes, limita el tiempo que les dedicas.

– Organiza tu tiempo, prioriza tus actividades y expectativas, y busca realizar aquellas que te permitan renovarte física y psicológicamente.

– Quizás te convenga hacer un descanso, unas mini vacaciones o cada día hacer algo de deporte y adoptar el hábito de la relajación.

– Busca tu propio tiempo para la diversión y la relajación. Hay infinidad de maneras para relajarse: pasear, tomar un baño, escribir, pintar, jugar con tu mascota, leer, escuchar música, recibir un masaje…

– Da voz a tus emociones, exprésalas porque ellas también tienen cosas que decir. Guardarse los sentimientos no es bueno, ya que puede aumentar el resentimiento.

– Cuando el motivo de estrés no se puede cambiar, intenta cambiar tú. Adáptate a la situación cambiando tu actitud y tus expectativas. Esto te hará recuperar el control desde una perspectiva positiva.

– Ríete, la risa es un buen antídoto contra el estrés, ya que al reírnos
aumentamos nuestro ritmo cardíaco y relajamos nuestros músculos
liberando tensión. Reír también genera endorfinas, un analgésico natural contra el dolor.

– Recuerda respirar profundamente, es el primer impulso para la relajación.

– Haz ejercicio. Caminar rápido, pasear lentamente, correr, nadar…

– Mantén una dieta saludable evitando la cafeína, el alcohol y las drogas, ya que son una salida fácil pero sólo temporal del estrés.

– Sobre todo, duerme, dormir regenera. El cerebro humano necesita unn mínimo de 6 horas de sueño para funcionar adecuadamente. El cansancio aumenta el estrés.

– Rodéate de buena gente y con buena onda. Las buenas relaciones sociales son muy importantes para gestionar nuestro estrés y, por consiguiente nuestra salud. Déjate contagiar por el bienestar y las sonrisas de quienes te rodean: personas que te quieran, que sean alegres, positivas, que te enriquezcan, te motiven…

– Elige bien tus relaciones. A veces, sin ser conscientes, nos rodeamos de personas que nos aportan mucho, nos ilusionan, nos emocionan. Otras veces, nos encontramos con personas que nos “roban la energía”. En tus manos está elegir bien para favorecer tu estado de ánimo o como mínimo, que nadie te lo estropee.