Cosmética natural, eco y bio

En la elaboración de productos de biocosmética sólo se utilizan productos procedentes de cultivos libres de pesticidas, herbicidas, abonos químicos, etc., y queda descartada la utilización de cualquier planta sometida a modificación genética.

La biocosmética mantiene que los conservantes sintéticos, los pesticidas, los derivados del petróleo y otros productos químicos no ayudan ni al desarrollo sostenible ni a la regeneración de la piel humana.

La cosmética biológica es la que contiene un 99% de activos naturales, es decir, que no se han “inventado” en el laboratorio. Para hablar de cosmética ecológica, el porcentaje natural debe ser como mínimo del 50%, pero si queremos un 100% natural debemos buscar fórmulas Bio y no Eco.

La etiqueta de cosmético natural es para todos los productos que contienen algún ingrediente vegetal, provenga del método de agricultura que sea: convencional o ecológica.

Los Bio y los Eco sí deben ser cultivados sin pesticidas ni abonos que no sean extrictamente naturales. El hecho de que, además, no contengan colorantes, ni conservantes, ni ningún otro ingrediente sintético, es bueno para pieles que reaccionan a la mínima con ingredientes más fuertes, pero en cambio hay que ir con cuidado porque caducan en un tiempo mucho más corto y cuidadín con el tiempo que hace que está abierto y dónde se tiene guardado.

La tendencia hace que se multipliquen las firmas o que las marcas tengan su línea especial Bio y Eco. Como todos los polvos de maquillaje mineral que están saliendo al mercado: 100% ingredientes naturales.

Al igual que los alimentos bio o ecológicos son más saludables, los biocosméticos son mucho más delicados con la piel y el cabello, a la vez que más eficaces. No contienen conservantes artificiales –por el contrario, se recurre generalmente a los aceites naturales o a vitaminas como la E- ni perfumes sintéticos, y tanto los envases como la tinta utilizada en el etiquetado son biodegradables.

En ningún caso han sido probados en animales, aunque sí son sometidos a controles de calidad y otros procesos para evitar reacciones alérgicas. La utilización de cosméticos en nuestro tiempo está cada vez más generalizada, tanto en mujeres como en hombres. A menudo olvidamos que la piel actúa como filtro y barrera de nuestro organismo, y que muchos productos químicos pasan esta barrera y se acumulan en el cuerpo. Por ello, frente a la cosmética imperante –en la que intervienen productos químicos nocivos para la salud- la biocosmética atrae cada día a un mayor número de consumidores.

Las sustancias vegetales y biológicamente cultivadas que se utilizan en la biocosmética, estimulan la capacidad natural de la piel para recuperarse y no suponen una agresión para el frágil equilibrio de la epidermis. De momento, poco más del siete por ciento del comercio de productos de belleza está formado por la biocosmética, pero este porcentaje sigue en aumento, la oferta es cada vez más amplia y mueve ya una importante cantidad de dinero.

En Tu espacio Vital la cosmética y aromaterapia empleada en nuestros tratamientos es bio, libre de perfumes y colorantes, y contiene las máximas concentraciones de principios activos, porque es lo mejor para ti y para el medioambiente.