Consumo de productos de temporada

Los alimentos de temporada se cultivan cuando las condiciones climáticas son las adecuadas y así la planta no se ve tan forzada a la producción, siendo recogidos en su momento de maduración según su calendario natural.

Son más baratos porque es menos costoso producirlos, ya que no necesitan de almacenado ni se exportan de lugares lejanos. Esto, unido a que durante ese periodo del año el alimento esté más disponible y se aumente la oferta, hacen que el precio de estos productos sea notablemente más bajo que el resto del año.

Estos alimentos son más ecológicos, ya que al consumirlos en el periodo en el que naturalmente están más disponibles, el impacto medioambiental de su producción se reduce, así como la necesidad de transporte de lugares muy alejados y su almacenaje.

Además de estas ventajas conservan y mantienen sus propiedades nutricionales intactas. Es decir, se mantiene su aporte de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales.

Al igual que conservan sus beneficios nutricionales también mantienen sus cualidades organoépticas, es decir: textura, apariencia y sabor mucho más intenso. Por todo ello podemos decir que son alimentos mucho más saludables para nosotros y más respetuosos con el medio ambiente.